dilluns, 9 de gener de 2012

Un objecte personal


                      RETRATO DE MIS BISABUELOS               

            Dos personas sentadas miran al pajarito
            Ella muy seria
            Unos visillos blancos ahuecados por el aire,  
            me recuerdan a la niebla,
            cuando sutil, se desliza montaña abajo.
            En su mano derecha, un ramo de flores blancas
            destaca sobre su vestido oscuro,
            como un jardín, en medio de un cementerio.
            Su cuerpo es redondeado,
            su mirada me recuerda al desierto,
            pues nada hay en él, y nada expresan sus ojos.
            
           Él, erguido, luce un mostacho prominente.
            Su altivez me recuerda a las altas cumbres,
            Allá donde está lo inalcanzable.
                                            
            Paisaje frío y ausente, reflejan en sus miradas.
            
          Al fondo, unas margaritas en un jarrón,
            tratan de mitigar la frialdad de sus rostros,
            pero no lo consiguen,
            aunque todos se fijan en ellas.
            
         Hay un retrato en la pared,
            y en él, otros recién casados, miran al pajarito 
            
               Ella, refleja en su mirada, la vida,
            el renacer de la primavera se ve en sus ojos.
            Su cuerpo parece balancearse,
            como un sauce llorón a merced de la brisa.
            
        Él sonríe, y de reojo,
            contempla el paisaje de sus curvas,
            como un pastor contempla las lomas de las montañas.
            
         Ella también sonríe,
            y parece contemplar una puesta de sol.
            Su mirada me recuerda los árboles del bosque,
            Las flores del campo.
            La frescura de los prados.
            
             En un jarrón, al fondo, unas margaritas blancas,
            tratan de llamar la atención,
            pero no lo consiguen.
            Nadie se fijó en ellas...
                                          
                                                                                            Araceli M.



3 comentaris:

  1. Muy bueno el juego entre las dos parejas, las miradas y las emociones.
    Muy poético todo. Escribes muy bien y con mucha sensibilidad.
    Felicidades.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Costa poc imaginar-se els teus besavis amb la descripció tan acurada que has fet. Molt bon treball.

      àngels

      Suprimeix
    2. Que maco! Segurament els teus besavis s'estimaven molt

      Suprimeix