divendres, 27 de desembre de 2013

Des d'un altre blog, una excel.lent "radiografia" d'aquests dies

El bloger cubà Gabriel Torres ha penjat un escrit al seu bloc, que és un excel.lent escàner de la situació que vivim aquests dies, d'aglomeracions, nerviosismes, de tenir la taula ben parada, ... Us ho fem avinent:

EL TORBELLINO DE FIN DE AÑO EN UNA CASA COMO LA MÍA.---

Diciembre resulta el mejor pretexto para reunir a la familia. Es algo así como un mandato divino que mi hogar se llene de primos y tíos, amigos con sus novias, la vecina solterona o cualquier otra alma perdida que no halle su lugar. Quizás por eso mi casa siempre es la más alegre del barrio.


Allí nunca podrás encontrar sitio para sentarte, y cuando al final, logras sentarte,
oyes como mi madre me lanza un grito porque se le quema la fritanga, o mi papá reclama que no alcanza el carbón para el asado, o simplemente, aquel primo del que ni remotamente te acuerdas, quiere insistentemente contarte la historia de sus últimos 12 meses.


Los días que anteceden a la fiesta son inacabables:

Chapea el patio para que todo el mundo tenga dónde ubicarse y no esté jodiendo dentro de la casa -Mi Mamá.

Busca la mesa para el dominó en casa de Haydee que otro vecino se nos va a adelantar -Mi Hermana.

Niño, tú eres el hombre de la casa, yo tengo que trabajar, dejo todo en tus manos -Mi Papá.

¿Gaby, dime en que te ayudo? -Mi Novia (pintándose las uñas)

Y así y todo uno se siente bien. Disfruta de tanto jodido trabajo para que la familia haga las mismas anécdotas de siempre. Para que mi tío Marcos baile con su borrachera las mismas canciones de Marc Anthony o el ya aburrido disco de karaoke se repita hasta el infinito. Son momentos especiales que no cambiaría por nada.

El día de la fiesta es el más largo de todos. Levántate temprano para ir al campo en busca de la yuca; busca el saco del carbón y pela las viandas. Friega el caldero del asado y prepara los sazones. Prepara los traguitos para las mujeres y selecciona la música, baila con las tías y juega dominó con la novia (algo exasperante, si se tiene en cuenta que nunca gano).

Pero todo el torbellino es una delicia. No hay nada más bello que disfrutar de las sonrisas y conversar, lleno de hollín, sobre lo nuevo y bonito, que nos traerán los días que se acercan…

¿Cuántas cosas han pasado en casa durante las fiestas de fin de año? Sinceramente ni me acuerdo. Sólo sé que, después de la refriega, recuesto la cabeza,  respiro y me adentro en el nuevo año, he vivido, otra vez, una experiencia magnífica junto a los míos.

Cap comentari:

Publica un comentari